Ser y Tener

Ser y Tener

¿Eres lo que tienes?… ¿tienes lo que eres? Me atrevería a decir que vivimos una sociedad en la que Ser y Tener están confundidos entre sí. Se invierte, de hecho, mucho dinero en campañas publicitarias para que identifiques lo que eres con aquello que quieren venderte. Primero lanzan el mensaje de que lo que eres no es suficiente. Y que para lograr ser suficientemente: guapa, exitoso, amada, poderosa, rico, deseado, etc., debes tener aquello que te venden.  Lo que compres, va a complementar aquello (insuficiente) que eres.  No aquello insuficiente que tienes, sino lo que eres. Así el mensaje tiene más impacto. Y este tipo de mensaje tiene semejante efecto en una sociedad y en las personas que se sienten insuficientes con lo que son (y no son pocas). Porque en lo que apenas se invierte dinero es en fomentar que las personas nos conozcamos y nos aceptemos como somos.  Sería la ruina para esta sociedad de consumo, que se alimenta de hacernos llenar con cosas los vacíos afectivos.  Aparentemente que la gente se conozca, se quiera a sí misma y esté satisfecha sale menos rentable.  Si no sabes quién eres vas a consumir para por lo menos identificarte con algo: con lo que tienes. Si te sientes poca cosa vas a intentar “ser más” a través de tus pertenencias. Para dar un imagen a otros y a ti mismo. Que en realidad nada tiene que ver con quién eres pero calma la angustia momentáneamente. Lo cierto es que en general estamos acostumbrados a mirar más hacia afuera que hacia adentro. Y así es difícil conocerse y valorarse. La...
Lo que la gripe me ha enseñado: de la omnipotencia, a la impotencia y la aceptación.

Lo que la gripe me ha enseñado: de la omnipotencia, a la impotencia y la aceptación.

He estado diez días con gripe, sin poder hacer mucho más que estar tumbada en la cama descansando para recuperarme. Afortunadamente no ha sido nada grave, pero lo suficientemente limitante como para no poder hacer “mis grandes planes de vida normal”. No me gusta estar enferma, supongo que como a nadie. A parte de los inconvenientes que tiene para mi salud, también porque si no trabajo, no gano dinero. Y mi cuenta corriente se enfada.  Y yo también. Así que en este proceso de gripe me he descubierto a mí misma tratando de negociar con la vida y con mi virus sobre cuánto tiempo iba a estar enferma antes de poder retomar mi vida cotidiana. Como si la vida o mi virus estuvieran dispuestos a negociar conmigo… Al principio la gripe se presentó como un catarro que me permitía seguir haciendo mi rutina, pero unos días después me tumbó y me dijo:  – Aquí te quedas quieta sin poder hacer nada. Y empecé a intentar negociar: – Bueno vale, estoy un par de días descansando y luego vuelvo a mi rutina… Pero un par de días, se convirtieron en tres y en cuatro y en cinco…y así estuve diez días enferma. No sin antes pelearme internamente con la situación: “¿cómo voy a estar toda la semana sin trabajar?”. Pero no me quedó otro remedio, así que llamé a mis pacientes por teléfono para ir cancelando día a día las sesiones del día siguiente que no iba a poder atender. Su respuesta fue muy amable, todos me transmitieron más o menos este mensaje: “Cuídate mucho y recupérate, que eso es...
La soledad: Cuando sentirte solo habla de no saber estar contigo

La soledad: Cuando sentirte solo habla de no saber estar contigo

La soledad es un sentimiento que todos experimentamos en algún momento de la vida, por diferentes motivos: – A veces tiene que ver con no contar con la compañía adecuada o suficiente.  – Otras veces tiene que ver con tener compañía, pero con una falta de encuentro y entendimiento con el otro que hace que no te sientas acompañado en realidad.  ¿Qué es el encuentro? J.L. Moreno, psiquiatra y creador del Psicodrama a principios del S. XX, definía “el encuentro” como la capacidad de ver la realidad con los ojos de la otra persona de forma mutua. Para acompañar y sentirse acompañado es importante ver al otro como alguien diferente y aceptar las diferencias entre ambos. Por otro lado, conviene entender los sentimientos y necesidades de la otra persona más allá de los propios. En ocasiones a algunas personas les cuesta ese “ponerse en el lugar del otro”. A veces creen que sí saben hacerlo, pero en realidad hacen una proyección de sí mismas sobre el otro. Es decir, se ven a sí mismas a través del otro.  Y esto es más frecuente de lo que pueda parecer en las relaciones. En psicoterapia esto se puede trabajar a través del entrenamiento en cambios de roles. Cambiar de rol ayuda a conectar con la emoción, con el sentir del otro, y esto es lo que produce la transformación, la conexión para comprender a la otra persona y elegir si se quiere cambiar algo en la relación. Si es así, se abre una nueva posibilidad de encuentro, y por tanto se aleja la soledad. – Otra forma que toma el sentimiento de soledad es la dificultad para...
El duelo

El duelo

El duelo es un proceso natural que se atraviesa al sufrir una pérdida significativa en la vida: puede tratarse del fallecimiento de un ser querido, una ruptura sentimental o la pérdida de otras relaciones significativas. A nivel clínico se establece una diferencia entre el duelo normal y el duelo patológico. En este artículo hablaremos sobre aspectos del duelo normal, que abarca un amplio rango de sentimientos, pensamientos y conductas que son normales después de una pérdida, como pueden ser: – Sentimientos: tristeza, enfado, culpa, ansiedad, soledad, fatiga, impotencia, alivio o insensibilidad, entre otros. – Pensamientos: incredulidad, confusión, preocupación, alucinaciones. – Conductas: trastornos del sueño, trastornos alimentarios, conductas distraídas, aislamiento social, sueños con el fallecido (si es el caso), suspiros, hiperactividad, llanto, entre otros. Por otra parte, dado que el duelo es un proceso, consta de diferentes fases y tareas a llevar a cabo para resolverlo. La psiquiatra suiza Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004) realizó durante 30 años una profunda investigación acerca de las personas que se encontraban en el umbral de la muerte y de las experiencias que éstas tenían. Escribió varios libros sobre la muerte y el duelo y, concretamente en su libro “Sobre la muerte y los moribundos”, describió 5 fases del proceso de duelo que empiezan a ser popularmente conocidas. Estas fases son las siguientes: Negación: la negación de la realidad de la pérdida permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impresionante. Es una defensa provisional y pronto es sustituida por una aceptación parcial de la pérdida. Ira: la negación es sustituida por la rabia y el resentimiento. Es una fase difícil de afrontar para los...
Amarse a uno mismo: un proceso complejo

Amarse a uno mismo: un proceso complejo

Es posible que en varias ocasiones hayamos escuchado que es importante amarse a uno mismo pero,  ¿sabemos cómo se hace?, ¿nos han enseñado?, ¿qué implicaciones tiene amarse? La investigadora y psicóloga Paloma Cabadas en su libro “La energía de amar” (2013), describe y explica que para amarse en necesario hacer previamente un trabajo interno de: conocimiento, aceptación y valoración de uno mismo. Y esto no solo son palabras, son todos ellos procesos complejos con muchas implicaciones tanto internas como externas para el individuo. CONOCIMIENTO: Respecto al conocimiento de uno mismo es necesario crear una mirada interna de observación y reflexión acerca de lo que se piensa, se siente y se quiere. A veces no es posible tener claro qué es lo que uno piensa o siente acerca de un asunto. Una herramienta que puede ayudar a tomar conciencia es observar las reacciones que tiene el cuerpo acerca de ello. La mente puede jugar a engañarnos acerca de nuestro punto de vista sobre determinados temas, pero el cuerpo no engaña. Las sensaciones corporales son veraces e indican con precisión cómo nos sentimos respecto a algo. Es un  ejercicio saludable pararse a observar y a sentir las reacciones del cuerpo, porque el cuerpo nos habla de nuestra verdad y eso nos ayuda a alinearnos con nosotros mismos. Por otra parte es importante aclarar que lo que uno siente es diferente de lo que uno ES. Lo que uno ES está más allá de los pensamientos y los sentimientos. Pero en este caso es necesario poder discernir con claridad lo que se siente de lo que no se siente. Y en cualquier...
El miedo: el velo que desdibuja el camino hacia los sueños

El miedo: el velo que desdibuja el camino hacia los sueños

Se ha definido el miedo como una emoción cuya función principal es garantizar la supervivencia de un individuo ante cualquier amenaza del entorno, dotándole de la energía necesaria para escapar de dicha amenaza. En este sentido cumple una función adaptativa, ya que sirve para salvaguardar la propia integridad. Pero lo cierto es que, en muchas ocasiones, las personas reaccionan con miedo a pesar de que no exista ninguna amenaza real para su propia vida. De hecho, hoy en día es muy frecuente que las personas experimentemos esta emoción ante estímulos internos generados por nosotros mismos, ante amenazas imaginarias acerca de posibles situaciones presentes o futuras que anticipamos, pero sobre las que no tenemos la certeza de que vayan a suceder. Y así, vamos acostumbrando progresivamente a nuestro cuerpo a liberar las sustancias químicas necesarias, como la adrenalina, para escapar y protegernos de las amenazas reales o imaginarias manteniéndolo en un habitual estado de tensión. Y es por eso, que a lo largo de la vida podemos experimentar cómo el miedo se va convirtiendo en un acompañante habitual de nuestro caminar, ejerciendo su influencia en nuestro estado físico, emocional o relacional, así como en las decisiones que tomamos. Al suceder esto de forma progresiva, es difícil caer en la cuenta de que el miedo ha ido invadiendo poco a poco nuestra propia identidad, acoplándose a nosotros como un okupa que invade nuestro hogar sin preguntar, como un velo que se extiende ante nosotros y que todo lo desdibuja, tiñendo la realidad de un aire opaco y difuminado que no nos permite ver con claridad el camino que queremos tomar y...